Cómo pedir a una empresa invertir en patrocinio deportivo

Alguien no muy relacionado con el mundo del deporte de alto rendimiento puede pensar que la vida de un deportista de alto nivel se centra únicamente en el entrenamiento y la competición, sin poder dedicar mucho tiempo a nada más.

Esta afirmación, aunque cierta, no es exacta, puesto que un deportista de alto nivel, especialmente si hablamos de deportes individuales, con poca exposición mediática y un seguimiento de público reducido, necesita un patrocinador como agua de mayo.

El patrocionio es de gran importancia para un deportista puesto que en virtud del mismo podrá centrarse en su actividad deportiva y obtener recursos para vivir de su deporte, adquirir herramientas necesarias para practicar el deporte en cuestión (por ejemplo, bicicletas de triatlón) acudir a torneos nacionales e internacionales, sufragar gastos de entrenadores, fisioterapeutas, médicos… y otros gastos relacionados con el desempeño de su profesión.

En qué tipo de deporte se invierte más en patrocinios?

No hay que perder de vista que el motivo por el cual las marcas invierten en patrocinios deportivos no es en absoluto altruista, sino que responde a cuestiones puramente comerciales. En realidad se trata de una acción de marketing por parte de la empresa en cuestión y que, por la tanto, la empresa accederá a patrocinar al deportista en tanto en cuanto le aporte algún tipo de beneficio.

Por lo tanto, el patrocinio es una relación que debe ser satisfactoria para ambas partes y, por ello, será necesario que éste planteé su acción de búsqueda desde una visión marketiniana.

En los deportes masivos como el fútbol la relación de patrocinio está basada básicamente en el volumen de sus seguidores.

Sin embargo, en los deportes minoritarios individuales la lógica suele ser distinta. Ésta no se basa en aspectos de volumen, sino de calidad, debido a que los relativamente poco numerosos seguidores del deporte en cuestión constituyen lo que se denomina nicho de mercado. Por esta razón, a las marcas les conviene sustituir las acciones de publicidad y promoción masivas por acciones más quirúrgicas que les permitan llegar a sus potenciales clientes de una manera más adecuada.

Esto ocurre en deportes individuales como el triatlón, el ciclismo y el atletismo. En estos deportes, el hecho de conseguir logros deportivos importantes se convierte en un magnífico instrumento para transmitir los valores de la marca y para promocionar sus bicicletas de triatlón, sus mallots de ciclista o sus zapatillas deportivas.

Las marcas especializadas invierten una cantidad considerable de recursos, en relación con sus presupuestos de marketing, en estos deportes; aunque el deportista debe reunir una serie de requisitos para tener más probabilidades de conseguir un buen patrocinio.

Triatlón

El triatlón es un claro ejemplo de deporte donde sus seguidores, que suelen ser personas que lo practican de manera amateur, constituyen un nicho muy interesante para muchas marcas deportivas dedicadas, por ejemplo, a la venta de bicicletas de triatlón.

El triatleta que se encuentre en búsqueda de un patronició deberá profesionalizar su tarea de búsqueda, como si de un vendedor de cualquier tipo de producto se tratara, conviertiéndose esta tarea en un aspecto más de su actividad deportiva.

Ciclismo

Como hemos visto anteriormente en el presente artículo, el deportista no deja de ser para la empresa un producto – o un factor productivo, más exactamente – que le ayudará a promocionar su marca y a vender sus productos.

Es de vital importancia que el deportista sea capaz de definir su marca personal para configurar una propuesta atractiva para la empresa.

Construir una historia – evidentemente basada en la realidad – que transmita valores comunes a ese deporte es una buena técnica que puede llegar a funcionar. Por ejemplo, explicar la experiencia personal de un ciclista que transmita los valores de dedicación y sacrificio tan propios de ese deporte.

Atletismo

En deportes en los que los aficionados son un grupo reducido de personas, como ocurre con el atletismo, el deportista deberá tener claro que su tarea no debe consistir únicamente en ofrecer la mera exposición del logo de la marca, sino lo que se conoce como activación.

La activación es el conjunto de acciones que la marca deportiva puede incluir en su plan de marketing anual y que dan sentido a su estrategia comercial, como pueden ser eventos, relaciones públicas, acciones en redes sociales… El deportista debe aspirar a ser un reclamo para la marca entre los seguidores del deporte que practica.

Cómo convencer a una empresa para patrocinar tu proyecto deportivo

A la hora de buscar un patrocinio deportivo adecuado a sus necesidades, el deportista debe, como cualquier empresa o profesional que introduce su producto en un mercado determinado, seleccionar aquellas empresas a las que mejor les encaje la marca personal generada por el propio deportista.

Los logros deportivos en sí mismos no tienen ningún interés. Lo que realmente tiene interés para la marca es la manera en la que los logros deportivos del deportista podrán concederle réditos a la empresa.

Cómo buscar una empresa que quiera invertir en un patrocinio deportivo

Como cualquier empresa o profesional que lanza su producto al mercado, el deportista debe, además de “empaquetar” muy bien el producto que va a ofrecer a las marcas, seleccionar muy bien las empresas con las que mejor pueda encajar su marca personal.

Para ello será necesario que el deportista se informe de los objetivos comerciales, clientes potenciales y valores de cada una de las marcas a las que quiera ofrecer su patrocinio.

Tipos de patrocinios deportivos

Hay muchos tipos distintos de patrocinios deportivos, pero pueden clasificarse en dos maneras distintas de hacer las cosas.

Por una parte encontramos el patrocinio tradicional, propio de deportes masivos como el fútbol, en el que la simple exposición de la imagen de marca puede resultar rentable a las empresas, debido a la gran cantidad de seguidores que tiene el propio deporte.

Por otro lado, existe un patrocinio deportivo que prima mucho más la calidad que la cantidad y donde la clave va a ser el nivel de activación o “engagement” que el deportista sea capaz de generar con los seguidores del deporte y clientes potenciales de la marca. Este último tipo de patrocinio es el propio de deportes como el triatlón, el ciclismo o el atletismo.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies